Mobiliario con un mensaje

¿Qué significado tenían los diferentes muebles que se encontraban en el Tabernáculo israelita del desierto?

El Tabernáculo era una expresión del amor de Dios manifestada en su disposición de habitar entre su pueblo. Era un modelo de su morada celestial, donde se resolvería el problema del pecado. El plan de salvación de Dios estaba ilustrado en los servicios del Tabernáculo terrenal. En ese marco, el mobiliario poseía un rico simbolismo.* 

1. EL ALTAR DE BRONCE: 

Durante el período patriarcal, los lugares de adoración eran identificados por los altares que se construían sobre ellos (Gén. 8:20; 12:7, 8; 22:9; 26:25; 33:20). Cuando se construyó el Tabernáculo, el altar ocupó un lugar central. Estaba hecho de madera de acacia, cubierto de bronce y colocado en el atrio. En el Antiguo Testamento es asociado con la presencia del Señor. Mediante el altar los israelitas tenían acceso a Dios (Sal. 43:4) y le ofrecían sus sacrificios. En cada una de sus esquinas había un cuerno (Éx. 27:1-8) donde se aplicaba la sangre durante los sacrificios diarios (por ej., Lev, 4:7), y durante el Día de la Expiación (Lev. 16:18). El altar representaba la cruz de Cristo. 

2. LA FUENTE DE BRONCE: 

Se encontraba entre el altar y la entrada al santuario (Éx. 30:17-21). Los sacerdotes la usaban para lavar sus manos y pies antes de oficiar en el altar, o antes de entrar (vers. 20). Los que se acercan a Dios tienen que estar limpios. Lo que ahora los limpia es la sangre de Cristo, a cuyos méritos acceden por medio del bautismo (cf. Hech. 22:16; Efe. 5:26; 1 Cor. 6:11).

3. LA MESA DEL PAN DE LA PROPOSICIÓN: 

Dentro del Lugar Santo, hacia el norte, se encontraba una mesa de madera de acacia recubierta de oro (Éx. 25:23-30). El pan de la proposición se colocaba sobre esa mesa. Eran doce panes agrupados probablemente en dos pilas de seis (Lev. 24:5-9). Cada sábado se colocaban panes frescos. El Señor les daba los panes nuevamente a los sacerdotes para que los comieran, como representantes del pueblo. Así se señalaba que era Dios el que proveía el pan cotidiano para su pueblo, un símbolo de Cristo como el pan de vida (cf. Eze. 16:19; Juan 6:48-51). 

4. EL CANDELABRO: 

Un candelabro unido por un centro y con tres brazos a cada lado se encontraba en el lado sur del Lugar Santo (Éxo. 25:31-40). Era de oro sólido, decorado con copas y flores. Su forma y el uso de la terminología floral indica la imagen de un árbol. El candelabro parece hacer sido un árbol de la vida estilizado, que representaba a Dios como la fuente de vida para sus criaturas y señalaba a Cristo como la verdadera fuente de vida.

5. EL ALTAR DEL INCIENSO:

Este altar se encontraba directamente frente al velo que separaba el Lugar Santo del Lugar Santísimo. Era usado para quemar incienso dos veces al día ante el Señor. El incienso representaba las oraciones del pueblo de Dios (Sal. 141:2; cf. Apoc. 5:8; 8:3, 4), pero también hacía posible que el sumo sacerdote se acercara a Dios en el Lugar Santísimo (Lev. 16:13). El incienso vincula simbólicamente a Dios y su pueblo, y es un símbolo adecuado de los méritos de Cristo (cf. Efe. 5:2; 2 Cor. 2:14-17; Fil. 4:18). Como pueden ver, el centro de todo era Cristo.

Fecha: 
9/19
Translation: