Preguntas y respuestas

¿Por qué Dios le hizo tantas preguntas a Job según se registra al final de su libro?

La perspectiva tradicional es que Dios le estaba mostrando a Job que él, no Job, es el Rey soberano del cosmos. El problema con esta respuesta es que Job jamás afirmó estar compitiendo con Dios por la soberanía cósmica. Permítame compartir algunas sugerencias.

1. PREGUNTAS Y PRÓLOGO: 

Para alcanzar una mejor comprensión de los dos discursos de Dios (Job 38-39; 40-41), deberíamos recordar que Satanás acusó a Dios de no regir el cosmos con justicia y amor. Sostuvo asimismo que al ser el Proveedor, Dios estaba comprando el servicio de los humanos que, por lo tanto, le servían por motivos egoístas (Job 1, 2). En el primer discurso Dios analizó la creación en general, expresando poco de los humanos. Él se revela como Creador de todas las cosas: de la tierra (38:4), el mar (vers. 8-11) y todos los fenómenos naturales (vers. 12). Estableció límites para que la creación inanimada funcionara de manera ordenada (vers. 4-8, 10, 11, 25) y demarcó la conducta animal (Job 39:1, 2, 17). También estableció las ordenanzas (leyes) que gobiernan los cielos estrellados (Job 38:31-33). Dios estableció la creación no sobre el caos sino sobre el orden, y continúa preservando y proveyéndole aun en medio de un mundo de pecado (cf. 38:39-41; 39:27-30; 38:17).

2. ¿ES UN DIOS JUSTO Y AMANTE? 

¿Por qué Dios cuida tanto del mundo natural? La pregunta indica que lo hace porque así es él: está en su naturaleza cuidar de su creación. Job por cierto no podía hacerlo porque ni siquiera estuvo presente  cuando Dios comenzó a crear (Job 38:4) y, de cualquier manera, carecía del poder necesario para proveer y preservar el mundo natural (vers. 34-38; 39:9, 10, 19). Ninguna criatura puede hacer algo así. Solo un Dios de sabiduría y amor se interesaría en el cosmos. No lo hace por algún beneficio personal, como sugirió Satanás, que satisficiera alguna necesidad no realizada de su ser interior. Lo hace porque es bueno y solícito. Es así como rige el universo. Se interesa por el desierto impersonal y deshabitado, y envía lluvias para embellecerlo con tierna hierba (Job 38:26). Cuando los cuervos claman a Dios por alimento él se los provee (38:41). La implicación teológica para Job es que Dios aún se interesa en él en medio de sus tribulaciones, al menos tanto como se interesa en el mundo natural. Su dolor y sufrimiento no los han separado mutuamente. Esta es la respuesta implícita a las preocupaciones de Job. Él, por su parte, demostró que ama a Dios sin condiciones.

3. LA VICTORIA FINAL DE DIOS SOBRE SATANÁS: 

Mediante la abundancia de preguntas retóricas, Dios le muestra a Satanás que se interesa en cada aspecto de su creación sin motivo ulterior alguno, sino por puro amor. Los amigos de Job son imputados por representar erróneamente a Dios al sostener que es prácticamente indiferente al sufrimiento humano, y que solo se interesa por los que le obedecen, pero muestra su ira ante los que se le oponen. Sí, hay gente malvada, pero durante el conflicto cósmico, Dios a veces usa la naturaleza para vencerlos en batalla (Job 38:22, 23), anunciar que la luz terminará revelando quiénes son (vers. 13) y afirmar la derrota final de ellos (vers. 15). Esas ideas se desarrollan aún más en el segundo discurso de Dios (Job 40, 41), donde el Señor describe su control sobre Behemoth y la derrota de Leviatán, símbolos del mal en la creación divina. 

Fecha: 
8/19
Translation: