¿Es «todo» realmente todo?

This page is also available in: English Português

by Ángel Manuel Rodríguez

Génesis 9:3 nos dice que «Todo lo que se mueve y tiene vida, al igual que las verduras, les servirá de alimento. Yo les doy todo esto»*. ¿Entonces, no sería correcto concluir que después del diluvio los humanos fueron autorizados a comer la carne de los animales limpios y también de los inmundos?

El pasaje parece apoyar su sugerencia, pero solo si ignoramos el contexto. Hay también cuestiones relacionadas con el significado de la terminología usada que debemos tener en cuenta para entender mejor el pasaje.

  1. Animales limpios e inmundos:La narrativa del diluvio presenta por primera vez en la Biblia una distinción entre los animales limpios e inmundos. El texto parece asumir que podían distinguirse unos de otros, por más que pertenecieran a la misma categoría general de animales: ganado (bestias), aves y criaturas que se arrastran (Gén. 6:18, 19; 7:2, 3; 8:17). La distinción es previa a la entrega de la ley sobre los animales limpios e inmundos en el Sinaí (Lev. 11). Aunque en la narrativa del diluvio no se nos da una razón de ser explícita para esa distinción, la diferenciación juega una función importante en la narrativa. Se enfatiza especialmente el valor de los animales limpios al introducir siete parejas de cada uno de ellos en el arca, mientras que solo se preservan dos parejas de los impuros.

Todos los animales son llevados al arca para que sobrevivan, para así preservar su clase. Después del diluvio se multiplicaron y poblaron la tierra (Gén. 9:17). Pero en el caso de los animales limpios, se buscaba más que eso, como lo indica lo que sucedió inmediatamente después de que Noé y los animales salieron del arca: Noé «construyó un altar al Señor, y sobre ese altar ofreció como holocausto animales puros y aves puras» (Gén. 8:20). Los animales limpios fueron usados para el sacrificio ofrecido a Dios en gratitud por haber preservado a Noé y su familia. Estos sacrificios fueron colocados en el altar (por así decirlo, en la mesa del Señor), y él los aceptó.

  1. Terminología usada:La frase «todo lo que se mueve y tiene vida» parece incluir una totalidad, pero ese no es necesariamente el caso. En el relato, «todo» es usado para referirse a «todos» los animales inmundos (Gén. 6:19), como así también a «todos» los animales limpios (Gén. 7:2). La frase «que se mueve y tiene vida» es problemática, y no es usada en ningún otro lugar de la narrativa. Aunque «que tiene vida» aparece en otras partes de la historia para referirse a las criaturas vivientes (Gén. 6:19; 8:21), «[lo que] se mueve» (en hebreo, remes´, «que se arrastra») designa principalmente a pequeños animales, como es el caso de los reptiles (por ej., Gén. 6:7; 7:23). Una traducción literal sería: «Todos los animales vivientes que se arrastran os serán por alimento». La otra posibilidad es interpretar que el término hebreo designa a los animales en general, sobre la base del uso del verbo y no del sustantivo (por ej., Gén. 7:21; Sal. 104:20). Esta es la interpretación más común de la frase entre los estudiosos de la Biblia. Pero la singularidad de la expresión, y el uso de «todo» para designar a todos los animales limpios o impuros, indica que el escritor bíblico no se refería necesariamente a todo tipo de animales, sino tan solo a los limpios.
  2. Determinaciones alimentarias:El pasaje se refiere al alimento para los humanos y, por lo tanto, regula la dieta humana. Dios modificó la dieta humana inmediatamente después de la caída, al permitir que Adán y Eva comieran «verduras» (Gén. 9:3). Es interesante que según Génesis 1:30, la expresión «hierba verde» (yereq ce-s´ev) era una designación general del alimento para los animales. Pero en Génesis 9:3, el mismo término es utilizado para referirse a «las legumbres y las plantas verdes» (NRV 95), llamadas también «plantas del campo» en Génesis 3:18. La designación, entonces, no abarca todas las cosas, sino que está restringida al significado de Génesis 3:18. Ahora el Señor permite que los humanos coman la carne animal como alimento; una vez más, no es carne en general sino ciertos tipos de ella. El contexto indica claramente que esta es la carne de todos los animales limpios. Se permite que los humanos traigan a sus mesas el mismo tipo de alimento que está en la mesa del Señor.

* A menos que se indique lo contrario, las citas bíblicas de este artículo pertenecen a La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional. Copyright © 1999 de Bíblica, Inc. Usada con autorización. Todos los derechos reservados.

Descargar documento