Cremación

Location: 
Biblical Research Institute

¿Es la cremación un método aceptable para el cristiano?

Respondiendo a su pregunta, los adventistas nunca hemos tomado una posición sobre la cremación, porque nuestra comprensión de la muerte y la resurrección hace que el asunto no sea realmente significativo (cf. Job 19:27; Dan. 12:2; Luc. 24:39). El Dios que nos creó es igualmente capaz de volvernos a crear con las cenizas de nuestra incineración o del polvo resultante de la lenta descomposición. Todas las cosas orgánicas regresan a sus elementos originales, difiriendo solo en el tiempo que lleva este proceso. De hecho, no creemos que en la resurrección la persona renovada estará compuesta de los mismos átomos de los que fue formada previamente. Los átomos se dispersan y la restauración de la persona no es una cuestión de volver a reunir y estructurar los átomos, sino de expresar el poder creativo de Dios, cualesquiera que sean los átomos involucrados. Sabemos también que toda persona viva es un organismo por el cual entran nuevos átomos y los anteriores se dispersan, de modo que en gran medida cualquier persona estará compuesta por un conjunto de átomos completamente diferentes después de 10 años. La persona que muere permanece en la mente de Dios, y Dios por medio de su poder creativo restaurará la vida como lo desee, incluso en un nuevo cuerpo que no ha sido manchado por el pecado (1 Cor. 15:52).

Algunos han usado Amos 2:1 para oponerse a la práctica de la cremación. El profeta afirma que Dios estaba enojado con Moab “porque quemó los huesos del rey de Edom hasta calcinarlos” (LBLA). El principal problema con esta interpretación es la expresión “calcinarlos”. Algunos han sugerido que en este caso particular los huesos fueron quemados o calcinados para obtener cal. Esta por lo general se usaba para revocar muros y piedras. Sea como fuere, es claro que Moab está siendo reprendido por su trato irrespetuoso de los restos humanos. Por lo tanto, el profeta está condenando un acto de odio y venganza que resulta en la devaluación de la dignidad humana. Esto no es lo que hoy llamaríamos cremación. La verdadera cremación podría ser un acto piadoso. En 1 Samuel 31:11-13, se relata cómo los israelitas tomaron el cuerpo de Saúl y de sus hijos del muro de Bet-sán y luego fueron a Jabesh, donde los quemaron. Este no fue un acto de venganza, sino una forma adecuada de deshacerse de un cadáver humano. 

Reconozco que para algunas personas es importante la cuestión de la sepultura o entierro en lugar de la cremación. Observan que la cremación es una práctica de países paganos como India o China. En realidad, estos países superpoblados se enfrentaron hace mucho tiempo al problema de la conversión de tierras fértiles en cementerios, lo que incluía en su religión una tradición de cremación que se explica en términos del poder purificador del fuego. Científicamente, hay una ventaja en la cremación pues con esta es más fácil prevenir infecciones. En la mayoría de las veces, la muerte es consecuencia de una enfermedad terminal, y en la mayoría de los países paganos la muerte proviene de una enfermedad infecciosa, y no de condiciones degenerativas que suelen asolar a los de occidente. Por supuesto que no tenemos absolutamente ningún interés en las prácticas paganas, pero cuando evaluamos la cremación comprendiendo la naturaleza del ser humano y la manera en que Dios actúa, la cremación no tendría ningún problema. Es cierto que en la tradición judía los muertos siempre eran enterrados, una costumbre que pasó a la ley canónica católica y que continúa en la comunidad cristiana hoy.

En la actualidad, aproximadamente la mitad de los que mueren en Estados Unidos de Norteamérica son cremados, generalmente debido al gasto que implica. La cremación puede costar solo el 10% de lo que sería un sepelio completo con sepultura permanente. Los adventistas permiten que sus miembros actúen según su conciencia en este asunto, y por las razones dadas anteriormente no es probable que se tome una posición oficial al respecto.

Fecha: 
5/6/97
Translation: 
Translated by a volunteer